Adaptación al cáncer

En los diversos estudios realizados, se evidencia que el gran número de pacientes oncológicos no satisfacen los criterios diagnósticos para ningún trastorno mental específico; no obstante, aquello no quiere decir que no presenten diferentes respuestas emocionales.


El sufrimiento psicológico se presenta a lo largo de un continuo que abarca desde la adaptación normal hasta trastornos de la adaptación de la cuarta edición revisada del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR) y obtener así, hasta un grado cercano -aunque inferor- de los criterios  diagnósticos. ¿Qué quiere decir esto? que pueden satisfacer algunos criterios para el diagnóstico, pero no todos.

  1. Adaptación normal: Como un proceso constante durante el que cada paciente oncológico trata de manejar el sufrimiento emocional, plantear alguna solución a problemas determinados relacionados con el cáncer y obtener el dominio de acontecimientos vitales.
  2. Sufrimiento psicosocial: “Experiencia desagradable de naturaleza emocional, psicosocial, social o espiritual que interfiere en la capacidad de enfrentar el tratamiento de cáncer. Se extiende a lo largo de un continuo que va desde los sentimientos normales de vulnerabilidad, tristeza y temores hasta problemas que incapacitan, como la depresión propiamente dicha.
  3. Trastornos de adaptación: Es ya una categoría diagnóstica de la cuarta edición revisada del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la American Psychiatric Association (DSM-IV-TR), se definen como reacciones ante un factor identificable de tensión psicosocial, con un grado de psicopatología menos grave que los trastornos mentales que se diagnostican como trastornos depresivos.
  4. Trastornos de ansiedad: Son un grupo de trastornos mentales cuyos síntomas incluyen ansiedad excesiva, miedo, aprensión o temor. Aunque cierta ansiedad puede llegar a ser adaptativa, particularmente en respuesta a factores de tensión como el cáncer; los trastornos de ansiedad reflejan miedos, preocupaciones y temores a menudo ilógicos e injustificados.

La ansiedad es un factor que acompaña al paciente -y familia- durante el proceso de la enfermedad oncológica. Es decir, estará presente durante la detección, el diagnóstico, el tratamiento y/o a la posible recidiva del cáncer. A veces, puede afectar la conducta de una persona con respecto a su salud, contribuyendo a la demora o el descuido de medidas que podrían prevenir el cáncer. Por ejemplo, cuando las mujeres con grados altos de ansiedad se enteran que tienen un riesgo genéticamente más alto de presentar cáncer de mama que lo que creían anteriormente, se podrían realizar el autoexamen de mama con menos frecuencia.

Te puede interesar: “Los pacientes oncológicos no deben llorar”

Además, la ansiedad -independientemente de su grado- puede interferir en la calidad de vida de los pacientes con cáncer; aumentando la expectativa de dolor cuando son sometidos a tratamientos del cáncer y muchas veces el sueño y apetito se ven alterados; asimismo, puede ser un factor importante de náuseas y vómitos anticipatorios.

Factores de riesgo de sufrimiento grave en las personas con cáncer

Los factores que incrementan el riesgo de ansiedad y sufrimiento no siempre están relacionadas con el cáncer. Puede ser, por ejemplo:

  • Dificultad para realizar las actividades de la vida diaria.
  • Síntomas físicos y efectos secundarios (fatiga, náuseas y dolor).
  • Problemas en el hogar.
  • Depresión u otros problemas mentales o emocionales
  • Tener un grado más bajo de educación
  • Aumento de dificultades en cuanto a sus tratamientos
  • No ver ningún resultado significativo de recuperación
  • La manera en que cada paciente hace frente al cáncer depende de muchos factores físicos y emocionales
  • El tipo de cáncer, su estadio y las probabilidades de recuperación.
  • Si el paciente fue recién diagnosticado, está en tratamiento, está en remisión o sufre una recidiva.
  • La edad del paciente.
  • Si el paciente puede o no recibir tratamiento.
  • El estilo de afrontamiento del paciente y familia.
  • Si el paciente cuenta con soporte socio-familiar.
  • Presiones sociales causadas por las creencias y miedos de otras personas con cáncer

Recomendaciones para los pacientes en esta etapa de adaptación

  • Entrenamiento en técnicas de respiración y relajación.
  • Orientación o terapia de conversación.
  • Sesiones de educación sobre el cáncer.
  • Apoyo social en grupos.
  • Ejercicios de imágenes guiadas.
  • Resolución de problemas.
  • Planificación de situaciones que pueden ocurrir en el futuro.
  • Cambio de las creencias que no son verdaderas.
  • Distracción.
  • Detención de los pensamientos.
  • Pensamientos positivos.

Se ha demostrado que estos tratamientos obtienen más beneficios que quienes no los reciben. Entre estos beneficios se encuentran: La disminución de los grados de depresión, la ansiedad; y así como también los síntomas relacionados con la enfermedad o tratamiento.

Artículo asociado: “El estrés psicológico y el cáncer”


Fuente: Instituto Nacional del Cáncer

Anuncios

3 comentarios en “Adaptación al cáncer

  1. Pingback: El paciente geriátrico con cáncer – Yo Psicólogo

  2. Pingback: ¿Los pacientes oncológicos no deben llorar? – Yo Psicólogo

  3. Pingback: “La Oncología desesperada”: Inmunoterapia como último recurso – Yo Psicólogo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s